Maikel Castillo, El Osokbo, desde la prisión: ‘nunca creí posible cosas como estas’


Maikel Castillo Pérez. (FACEBOOK/L.DIVERSENT)

El intérprete Maikel Castillo, El Osokbo, detenido en Cuba por oponerse al Decreto 349 y manifestarse en su contra en un concierto público, ha dicho desde la cárcel que «gracias a las atrocidades que hace cinco meses me vienen pasando, mis humildes, pero sinceras poesías, se han hecho más contundentes en esta lucha».

En una carta que el músico entregó a la activista Yania Suárez y que ella hizo pública en su perfil de Facebook, Osokbo indica que «hoy tengo un problema muy grave con el sistema, cosa que jamás pensé que pudiera sucederme, ya que según los conceptos revolucionarios, nunca creí posible cosas como estas.»

Dice que las atrocidades que ha enfrentado en este tiempo no están «muy lejos de darle la mano al fascismo alemán.»

«Sabemos que vivimos en un país al cual el sistema manipula a su antojo. Yo, Maikel Castillo Pérez, espiritualmente me siento super bien preso, pero con la frente en lo más alto y, por supuesto, en cada visita le hago saber a mi pequeña princesita que la quiero mucho, e incluso no pienso claudicar en mi manera de pensar», dijo, refiriéndose a su pequeña hija.

Señaló que está en desacuerdo con «los procesos constitucionales y manipuladores de este sistema tan asqueroso que hoy tiene preso a once millones de cubanos, que por temor a la represión temen protestar en voz alta, ya que los mismos saben lo que les puede suceder en caso de que pueda resistir una rebelión.»

Maikel Castillo, El Osorbo, se refirió a anteriores declaraciones suyas, donde confesó sentirse solo. «Me siento triste por ese pasaje tan inmaduro», dijo, y mencionó a quienes considera sus grandes amigos, quienes «en cada discurso, en cada denuncia, diariamente, ponen mi nombre en lo más alto. Ellos son: Yanelys (Núñez), Escuadrón Patriota, Osmany Cero Cero, Michel Matraca, Sandor el estudiante, Laritza, Luis Manuel Otero, Soandry del Río, Amaury Pacheco, su esposa, combatiente incansable, Iris, Sandy, Pedrito, El Funky, y perdonen a los que no mencioné».

Castillo, padre de una niña y vecino de La Habana Vieja, fue arrestado en su domicilio tres días después de haber organizado un concierto —el pasado 21 de septiembre— en La Madriguera, sede de la oficialista Asociación Hermanos Saíz (AHS), en La Habana, al que invitó a varios raperos que se pronunciaron contra el Decreto 349.

En enero de 2015, había acusado de corrupción a los miembros del Tribunal Municipal de La Habana Vieja, durante una vista oral en la que comparecía como víctima de un asalto con arma blanca.

El rapero resultó gravemente herido y su vida peligró. Por protestar la decisión de del tribunal de absolver a su presunto agresor, fue acusado de «desacato». Finalmente, fue condenado a un año de cárcel por «peligrosidad predelictiva».

Después de ser apresado, se declaró en huelga de hambre, la que decidió abandonar. El pasado mes de noviembre, tras su traslado a Valle Grande, Castillo Pérez se cosió los labios para iniciar su protesta.

 


Leer en Diario de Cuba

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*