Siete iglesias fundan una nueva coalición por desacuerdos con el Consejo de Iglesias de Cuba


Alianza de Iglesias Evangélicas Cubanas. (Y. SUÁREZ) Declaración de la Alianza de Iglesias Evangélicas Cubanas.

Siete iglesias fundaron este miércoles en Placetas, Villa Clara, la Alianza de Iglesias Evangélicas Cubanas (AIEC), porque «las denominaciones que la integran no se sienten representadas delante de las autoridades y el pueblo cubano por el Consejo de Iglesias de Cuba» (CIC), calificado con frecuencia de oficialista.

El acta fundacional, rubricada en el Campamento Metodista Canaán, reúne las firmas de 28 líderes de la Liga Evangélica de Cuba (LEC), las convenciones Bautista Occidental y Oriental, las iglesias Buenas Nuevas, Metodista, Asambleas de Dios y Evangélica Betel.

El CIC, nacido en 1941 como Concilio de Iglesias Evangélicas, ha sufrido varias transformaciones, entre ellas la introducción del ecumenismo en los años 70, que en 1989 posibilitó a instituciones no cristianas ser incluidas como asociados fraternales, por ejemplo, la Comunidad Hebrea y la Asociación de Autorrealización Yoga.

El control al que está sometido el CIC por parte del Estado cubano le ha hecho perder prestigio dentro de la comunidad creyente nacional, al igual que sus continuas intervenciones en la entrada y distribución de Biblias en el país.

A la AEIC pertenecen asociaciones religiosas no adscritas al CIC, que «se sienten motivadas a trabajar unidas en la defensa de los valores bíblicos», argumentó la recién fundada alianza en una declaración.

En lo que va de año, la Liga Evangélica de Cuba y otras denominaciones han informado de la negación de visas religiosas a varios invitados internacionales a actividades eclesiales. Tales acciones del Gobierno suceden tras la «aprobación» de la nueva Constitución cubana, cuando cayeron a niveles inéditos en la historia revolucionaria los votos favorables a la propuesta estatal, en lo que fue decisiva la actuación de la comunidad cristiana nacional.

Los líderes evangélicos se negaron reiteradamente a ceder a las presiones del Partido Comunista para que apoyaran el texto constitucional y miles de feligreses rechazaron públicamente ese documento.

«No puedo votar a favor de algo que va en contra de muchos de mis principios. Es triste, pero es una realidad», aseguró a The Associated Press la pastora Álida León, presidenta de la Liga Evangélica de Cuba.

Los cristianos (tanto católicos como evangélicos) son uno de los sectores más fuertes y mejor organizados dentro de la sociedad civil cubana. Por ese motivo, en décadas pasadas a sus miembros se les prohibía acceder a carreras como Periodismo y Pedagogía. Hoy aún se les impide acceder a los medios de comunicación.

Los creyentes pidieron cambios en el texto constitucional, entre ellos un reconocimiento más explícito de la libertad de conciencia, mayor libertad de expresión y el mantenimiento del matrimonio como la unión de un hombre y una mujer. En ese empeño fueron el grupo que mayor enfrentamiento tuvo con el Estado.


Leer en Diario de Cuba

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*